logo_arnaldo_miccoli.jpg

Dioses y guerreros de Arnaldo Miccoli

Scritto da Branka Berberijan.

Dificil seria hacer un analisis cronologico del desarrollo de la obra pictorica de Arnaldo Miccoli,

la etapa tematicamente mas coherente es la realizada al principio de su carrera artfstica cuando, bien protegido de la estresante agresividad del mundo industrializado con la membrana de la inocencia pueblerina de su Cavallino natal, un pintoresco lugar idilico en el sur de Italia. trata los topicos temas costumbristas de Ia vida rural: los mercados pescadores, la emigracion. las liricas imagenes extraidas de una cotidianidad aldeana colectiva y familiar.

Sin embargo, al trasladarse a Nueva York, el encuentro con esta megapolis. le impacta profundamente y provoca un cambio rotundo de su postura en cuanto ala civllizacidn. que se refleja en la casi simultanea aparicion de otros temas diferentes que expresan elocuentemente sus nuevas preocupaciones artisticas y que van a perdurar en su procedimiento poético-estético hasta hoy en dia. Aunque este cambio supone el predominio de una heterodoxia tematica y estilistica que a primera vista puede parecer accidental y antisistemdtica, sus representaciones pictoricas, que resurgen de las sedimentaciones de su memoria, no tienen splo la funcion de transmitir la imagen: profundamente arraigadas en su sistema contemplativo, son fundamentos de una firme y meticulosa edificacion de la metdfora global del teatrummundi, en el cual la (tra-ei) comedia humana se revela hasta sus riltimas consecuencias apocalipticas. Metafora, en la que hasta cierto punto resuena el pensamiento nitzcheano que se proyecta en su distancia ironica desde la cual plasma lo percibido, en el eco del eterno tan patente en la insistente repeticion de los motivos respectivos a las determinadasépocas de los avatares en el escenario social-hitorico occidental, y en su admiracion por los tiempos heroicos, en los cuales el hombre pretendia alcanzar las alturas divinas, romper los esquemas y explorar todas las posibilidades de su autorrealizacion. Mas alla' de la manifestaci6n de la nostalgia por esa época que ha marcado las pautas del posterior desarrollo del circulo judeo-cristiano y que, evidentemente, el autor considera el punto catastésico de nuestra civilizacion por Io cual, para esta exposicion que lleva el titulo "Dioses y guerreros" ha escogido los lienzos en los que la elabora plasticamente.
El peculiar mundovision de Arnaldo Miccoli abarca su revalorizacion de postulados éticos y estéticos de las etapas màs prominentes en el largo proceso de la evolucion de la humanidad, teniendo su obra cardcter acentuadamente denunciante. Con una especial dedicacion trata los arquetipos de la obsesion erotica, omnipresente en la sociedad de consumo horror vacui emocional, de desastres, pero también capta la templanza de aquellos ritos cotidianos que producen el placer de sentir las palpitaciones de la vida en cada momento, transponiéndola a sus lienzos con maestria.

Sus ideas Arnaldo Miccoli las expone mediante su ecléctico discurso pictorico, que parte del realismo y de la figuracion y tiende hacia el simbolismo y hacia la expresion metaforica surrealista, en cuya formacion, ademds del arte arcaico, han influido algunos ilustres antecesores, como el genuino precursor del surrealismo, Hieronymus Bosch, a quien rinde tributo en sus secuencias mitologicas en las que los paisajes fantasmagoricos su pletorica imaginacion los puebla de seres grotescos, creando la infernal realidad dantesca; también son evidentes las presencias de las oniricas pespectivas y de ciertas influencias temdticas dalinianas en su geometricismo y en la destruccion de formas hay reminiscencias picassianas... Todos estos influjos, junto con la gran aficion por la cultura del teatro, dejan en evidencia su amplia erudicion que se transpone en un pretexto intelectual de sus obras, que, pese a estos, conllevan una gran dosis de poesia.

A nivel de la dialéctica formal el opus del artista sufre una transmutacion en la que la pesadez de las robustas figuras ancestrales es sustituido un dibujo de innegables finura y elegancia, mienstras su paleta la compone un amplio registro de tonalidades, desde las de tierra hasta las mds luminosas y vibrantes cuyas amalgama crea un concepto cromdtico en el que los principales argumentos- la luz y una esmerada matizacion,junto a las ligeras y sutiles pinceladas y equilibrio de sus composiciones verticales constituyen esta obra osada e inquietante, que provoca en quien la contempla una necesidad de revaloizacion de la escala de valores en el mundo en el que vivimos.